Renting o Leasing | Descubre cuál elegir

Renting o Leasing de coches, ¿cuál te conviene más elegir?

3 de febrero de 2020
¿Cuál es mejor opción, el renting o el leasing? En España, el sentido de la propiedad está muy arraigado, pero los tiempos están cambiando, incluso en esta forma de entender la vida. El “ pago por uso” es una tendencia en alza y lo vemos también a la hora de adquirir un coche, estableciéndose nuevas fórmulas. O con la evolución de productos financieros clásicos como el renting o el leasing. Repasemos qué ofrece cada uno para saber cuál nos puede resultar más interesante. 

¿Qué es el renting de vehículos?

El renting supone un alquiler a largo plazo que permite al usuario hacer uso del vehículo, ya sea persona jurídica o física, es decir empresario, autónomo, profesional o particular. Es una fórmula financiera que no va dirigida a la adquisición de la propiedad de un vehículo.

 

Funciona mediante una cuota fija al mes en la que, además del uso y disfrute de tu vehículo, se incluyen diferentes servicios como el mantenimiento integral, las reparaciones, la asistencia en carretera, el seguro a todo riesgo, el pago de los impuestos y en algunos casos el cambio de neumáticos. También existen otros servicios adicionales que pueden estar incluidos según el contrato con la compañía de renting o la marca, como puede ser el coche de sustitución, la gestión de multas, recogida o la devolución del coche del taller entre otros.

 

La cuota a pagar se calcula en relación al tipo de vehículo que se elija, la marca, el segmento de mercado, el acabado o la potencia del motor. Y también de los kilómetros máximos contratados al año que se pueden realizar.

El renting está creciendo de forma considerable entre las empresas, autónomos y particulares. Según la Asociación Española del Renting, mirando los datos actuales, el 20 por ciento de los coches que se matriculan se hacen por renting.

 

Pero, ¿cuál es la razón del éxito creciente del renting? Pues que pagando una cuota fija al mes durante el periodo acordado, que suele ser de 2, 3 o 4 años, podremos disfrutar del coche sin preocuparnos nada más que de conducirlo. Con el renting sabemos cuál es la cuota acordada, sin gastos imprevistos como puede ocurrir en un coche en propiedad con los gastos de mantenimiento o reparaciones.

 

Con el renting puedes acordar, para reducir las cuotas mensuales, pagar una entrada. Pero también puedes no hacerlo. No tienes que realizar ningún desembolso inicial para comenzar a disfrutar del coche.

 

Tu control del gasto es fijo, por lo que no necesitas ninguna otra fórmula de financiación, pues todos los servicios contratados están incluidos y la cuota no variará durante el tiempo contratado.

 

Otra ventaja en el renting para particulares, empresas o autónomos es que permite despreocuparse de la pérdida de valor del vehículo, ya que en ningún caso le va a afectar el valor residual del coche al terminar el contrato. La devaluación de tu coche lo asumirá la compañía propietaria del vehículo.

 

Y otra de las razones que están disparando el uso del renting es la situación de incertidumbre que vive en la actualidad el automóvil. Las normas administrativas en materia de emisiones y las restricciones del uso del automóvil en las ciudades en base a éstas, suponen un momento complicado a la hora de decidirse por un determinado tipo de motor y la etiqueta de la DGT correspondiente.

 

Se ha señalado al diésel, pero son muchas las marcas que siguen apostando por este tipo de motores, imbatibles a la hora de hacer kilómetros y actualmente poco contaminantes. Pero las etiquetas más eficientes son las que obtienes con las diferentes tecnologías eléctricas implementadas. Éstas, sin embargo, se encuentran en plena evolución y, un coche eléctrico que hoy no cumple nuestras expectativas por autonomía, dentro de un año sí lo puede hacer.

 

El renting te permite estrenar un coche cada poco tiempo, adaptar el tiempo de contrato para ello y disfrutar sin miedo a habernos equivocado en el tipo de coche.

¿Qué es el leasing de vehículos?

El leasing se puede definir como un sistema de financiación que cubre el alquiler de un vehículo con derecho a su compra. Para ello se realiza un contrato de arrendamiento de un vehículo por una duración mínima de dos años y que no se suele extender más allá de los cuatro años, e incluye opción final de compra.

 

El leasing es una forma de financiación en la que se acuerda pagar una cuota fija al mes y que tras vencer el periodo acordado el arrendador tiene la opción de adquirir la propiedad del vehículo pagando el valor residual del coche.

 

Mediante el leasing, dirigido a empresas y profesionales, el cliente contrata a un tercero (bancos y cajas, empresas financieras …) un vehículo del que no tiene la propiedad. Es un alquiler con derecho a compra.

 

Si bien, al finalizar el tiempo pactado, el cliente también podrá renovar el contrato, realizar uno nuevo para cambiar de coche o simplemente finalizarlo y no pagar ya más cuotas. La cancelación anticipada supondrá un recargo importante.

Atendiendo a estas opciones, sobre la forma del contrato encontramos dos tipos de leasing:

 

  • Leasing abierto: es aquél, por cuyo contrato, al finalizar el periodo establecido el cliente está obligado a la compra del coche. Es la opción más valorada.
  • Leasing cerrado: Mediante esta modalidad de leasing, el cliente y la entidad arrendadora acuerdan en el contrato la no obligación de adquirir el vehículo al terminar el periodo pactado. Resulta más interesante si al terminar el contrato se quiere cambiar de coche y establecer uno nuevo cambiando o no el acuerdo.

Diferencias entre renting y leasing

Tanto el renting como el leasing suponen fórmulas financieras que hacen referencia al alquiler de un vehículo a medio y largo plazo. Pero existen diferencias entre el leasing y el renting, pues suponen modalidades diferenciadas tanto en sus condiciones como en sus objetivos, que es lo que deberemos valorar a la hora de decidirnos por uno de los dos.

 

En el renting la titularidad y propiedad del bien corresponden siempre a la compañía arrendadora. En el leasing, la propiedad es de la empresa financiera, pero la titularidad corresponde al cliente.

 

Ambas opciones están especialmente diseñadas como una interesante opción para autónomos y empresas debido a sus ventajas fiscales. Pero el renting, a través de los propios fabricantes está alcanzando un gran desarrollo para particulares, aunque no tenga exenciones fiscales.

 

El cliente adquiere el derecho al uso de un coche durante el tiempo acordado, durante el cual la empresa de renting o el departamento financiero de la marca se hace cargo de todos los gastos. Los principales, como el mantenimiento integral, averías, seguro o impuestos, con opción de incluir otras posibilidades como el cambio de neumáticos, coche de sustitución, la gestión de multas, recogida o la devolución del coche del taller entre las principales. Con el renting solo debes preocuparte de conducir el coche básicamente y el gasto de la gasolina.

 

En el caso del leasing, aunque es un alquiler, el arrendador transmite a su cliente los riesgos, derechos y obligaciones derivados de la propiedad del vehículo. En la cuota pagada, no entra el mantenimiento del coche y los gastos derivados del mismo.

 

De esta circunstancia se deriva que las cuotas pactadas en el leasing son más baratas, aunque haciendo números incluyendo los servicios, la ventaja es para el renting.

 

El renting no establece una limitación en el tiempo del contrato, si bien éste suele ser de 48-60 meses. En el caso del leasing, se establece una duración legal mínima de dos años.

 

Entonces, ¿por cuál opto, el renting o el leasing? Fijándonos en lo que hemos descrito, la principal ventaja del renting, que sobre el papel lo hace más atractivo, es que incluye el mantenimiento, con una cuota fija, sin sorpresas que varíen el desembolso mensual. Y al terminar el contrato, podremos cambiar de coche.

 

Si por el contrario quieres al final tener la propiedad, entonces la opción es el leasing.

 

Ventajas del renting

 

  • Cuota fija
  • Mantenimiento incluido. Todos los gastos están englobados, sin sorpresas
  • Menor desembolso inicial
  • No afecta el valor residual a la finalización del contrato
  • Te permite estrenar un coche cada poco tiempo
  • Sin tiempo mínimo de contrato
  • Deducciones fiscales para autónomos y empresas

 

Desventajas del renting

 

  • Cuotas algo superiores
  • Límite de kilometraje

 

Ventajas del leasing

 

  • Menor cuota a pagar
  • El coche pasa al cliente pagando el valor residual al finalizar el contrato
  • En muchas ocasiones sale más económico que la financiación
  • Permite cambiar de coche cada poco tiempo
  • Sin desembolso obligado al principio
  • Beneficios fiscales para autónomos y empresas, pero menores que el renting

 

Desventajas del leasing

 

  • Límite de kilometraje
  • Gastos mantenimiento del coche
  • Obligación de seguro a todo riesgo a cargo del cliente
  • Contrato mínimo de dos años

Renting y leasing, deducciones fiscales

Ambos casos pueden comportar deducciones fiscales. Los impuestos que se pueden desgravar son el IRPF, el IVA y el Impuesto sobre Sociedades.

 

En este apartado hay que tener en cuenta que, en el caso del renting, se trata de un sistema de arrendamiento y no de financiación como se contempla con el leasing. Por lo que la desgravación no funciona de la misma forma para el renting y para el leasing.

 

Al ser un arrendamiento, en el renting, las cuotas a pagar suponen un gasto. Mientras que el leasing, aunque hemos hablado que también es un arrendamiento, legalmente se contempla como un sistema de financiación y se incluye en el activo inmovilizado y en el pasivo de la empresa.

Sin embargo, demostrando que el vehículo se utiliza para su actividad empresarial, con el renting o leasing un autónomo o la empresa podrán deducirse de las cuotas hasta el cien por cien en el IRPF. Y en el caso del IVA, dependiendo del uso, entre el 50 por ciento y la totalidad.

Disfruta de un Opel nuevo sin preocuparte de nada más

En Opel somos una de las marcas pioneras en detectar el cambio que se está produciendo en la demanda actual para la adquisición y uso de automóviles nuevos. Y para ello hemos creado el Renting Opel Drive, una fórmula flexible para los que quieren disfrutar de un coche nuevo sin preocuparse de nada más que de conducirlo.

 

Porque todos los servicios principales están incluidos en la cuota mensual:

 

  • Asistencia 24 horas 365 días, en toda Europa
  • Mantenimiento, ITV y reparaciones en la red oficial Opel
  • Sustitución de neumáticos en la red oficial Opel
  • Seguro y protección total Auto
  • Servicio de gestión de multas
  • Impuestos de circulación y matriculación

 

Opel también ofrece algunos servicios extras opcionalmente, diseñados para quienes quieran aún más:

 

  • Variar el kilometraje y el plazo acordado según tus necesidades, con un periodo mínimo de 30 meses y un máximo de 200.000km
  • Incluir tarjeta de combustible
  • Contratar vehículo de sustitución

 

El Renting Opel Drive está configurado para particulares, permitiéndote elegir el modelo de la marca que mejor se adapte a tus gustos y necesidades, dejando que “TU  FUTURO” elija el siguiente. Y es que, con una cuota fija mensual, podrás disfrutar de los últimos modelos de la marca para, al finalizar el periodo acordado, cambiar por otro modelo de nuestra completa gama.

 

Y si eres autónomo o empresa, con Free2Move Lease de Opel podrás disfrutar de un contrato de renting diseñado igualmente para disfrutar de tu vehículo, adaptando las cuotas a tu medida, beneficiándote de las ventajas fiscales, y sin preocuparte de nada más que de tu negocio.

 

En la cuota están incluidos todos los servicios que ofrece el Renting Opel Drive, además del asesoramiento para tu vehículo. Y entre las opciones, cuenta también con la posibilidad de acordar el cambio de neumáticos limitados a un número o ilimitados, en función de las necesidades del cliente.  

Con las dos modalidades de renting de Opel no hay gastos imprevistos y te permitirá despreocuparte de la pérdida de valor del vehículo al finalizar el contrato.