Coche de empresa: Ventajas para empleados y compañía

¿Qué ventajas ofrecen los coches de empresa?

12 de marzo de 2020

Un coche de empresa es un incentivo del que disponen muchas compañías para sus empleados. Muchas empresas, a la hora de negociar las condiciones con un nuevo trabajador, ofrece una parte de su nómina en diferentes retribuciones, o incentivos como un coche de empresa para uso particular. Una forma de remuneración anual para el uso particular del empleado.

 

Pero también el coche de empresa como retribución forma parte de las negociaciones para cubrir al empleado sus necesidades de movilidad concretas para facilitar su acceso o, por su posición y funciones, para asegurar su movilidad en el marco de sus responsabilidades laborales.

 

¿Pero cuál es la razón de esta fórmula? Las compañías utilizan este incentivo, porque tiene ventajas para el trabajador y también para la propia empresa, a la que le salen los números.

Ventajas del coche de empresa para el empleado

El coche de empresa, que normalmente entra en la negociación de la retribución como un complemento al sueldo acordado, desde el punto de vista del trabajador tiene además otras ventajas evidentes:

 

  • Económicas. Al importante ahorro al no tener que abonar el precio del coche, se une su mantenimiento y la depreciación del mismo. Al ser un vehículo de empresa, todo el mantenimiento es responsabilidad de la empresa que lo proporciona. El único gasto es el combustible en el uso particular, aunque incluso muchas veces está cubierto.
  • Disponibilidad. Y es precisamente esa posibilidad de disponer del coche para uso personal una de las ventajas más valoradas. Es decir, que el empleado puede utilizar su vehículo tanto en su jornada laboral como fuera de ella.
  • Ahorro de tiempo. Consecuentemente, otra de las ventajas que supone disponer de un coche de empresa es que representa una significativa ventaja en términos de tiempo. Al tener que preocuparse sólo de rellenar el depósito de combustible, no hace falta dedicarle tiempo para realizar la documentación del coche, contratar el seguro y, sobre todo, los servicios de mantenimiento, con sus revisiones y paso por el taller.
  • Valor residual. Cada tres o cuatro años, que es el plazo habitual para disfrutar del vehículo elegido, éste se renueva, cambiando de coche. Es decir que dispones de un coche nuevo al transcurrir estos plazos, por lo que además de la satisfacción de estrenar un automóvil, renuevas las tecnologías, beneficiándote en términos de seguridad. Y cuentas con un vehículo que se adapta a las cambiantes normativas de emisiones para satisfacer tus necesidades si tienes que entrar en las zonas centrales de una ciudad. Y no te afecta la depreciación del coche ni el desgaste por uso.
  • Mantenimiento. Al estar pactado de antemano, el vehículo estará siempre a punto, pasando las revisiones establecidas por el fabricante. Y sustituyendo las piezas susceptibles de mantenimiento, como filtros pastillas de freno y, normalmente, neumáticos.Coche de sustitución. Durante el tiempo de revisión, o si se tiene algún percance que requiera reparación, normalmente la empresa suministradora te proporciona un vehículo de sustitución si así está contratado.

 

 

Ventajas para la empresa

Las ventajas principales que obtiene la empresa se centran en las deducciones en el IVA y en el IRPF, siendo especialmente ventajosas para los coches de PYMES y autónomos.

 

Además, si tienes una PYME y adquieres un vehículo para la misma y realizas el trabajo estando dado de alta como autónomo, esas deducciones redundan directamente en esos ahorros fiscales. Y es que te puedes reducir hasta un 50% del IVA en la compra y el mantenimiento del coche de empresa siempre que cumplas una serie de requisitos. 

 

Para poder aprovechar las reducciones en el IVA, según las actividades de la PYME o del trabajador autónomo en su caso, hay que demostrar que el coche se utiliza para el desarrollo de la actividad suscrita. Y habrá que presentar los justificantes a Hacienda y la documentación que corrobore esa prestación en el uso de nuestro coche como parte de la actividad empresarial o laboral. En otras ocasiones, el IVA deducible será del 25%.

El cálculo existente en las deducciones del IRPF de la empresa requiere una fórmula más complicada. Los vehículos que se adquieren para un negocio, según estima Hacienda, tienen un uso de un 80% para ámbito laboral, mientras el 20% restante se considera que es para el uso privado. Por ello, a efectos fiscales, el 20% del valor del coche se considera retribución en especie. Por lo que para obtener la deducción disponible, hay que tener en cuenta sobre el precio pagado por el automóvil adquirido, los días de uso particular, que se deben dividir entre los 365 días del año junto al 20% considerado retribución en especie. 

Opciones de Opel para el coche de empresa

Opel atiende a la demanda creciente de coches de empresa, y hemos creado diferentes productos específicos para cubrir las necesidades de las más diversas compañías.

 

Para ello disponemos de una amplia red de Concesionarios Opel Professional donde encontrar la mejor opción para la flota de vehículos de cada gran empresa o PYME. Y para ofrecer la máxima cobertura a nuestros clientes, siempre con la atención necesaria, disponemos de equipos especializados en flotas para atender todas las necesidades de las empresas asociadas.

 

Contamos con la eficiencia de nuestros motores, con bajas emisiones de CO2, para configurar una extensa oferta que permite un ahorro considerable gracias a la reducida tributación que ello conlleva. Una amplia gama de vehículos, con la avanzada ingeniería alemana, para responder a un extenso elenco de clientes.

 

Y desde nuestro departamento financiero hemos configurado la fórmula FREE2MOVE LEASE, el renting de empresa con el que ofrecemos las mejores condiciones para ajustarse a las necesidades de cada empresa o trabajadores autónomos.