Opel Corsa GT restaurado en el Salón del Automóvil

El Nuevo Opel Corsa recibe el testigo del éxito de manos del Corsa GT del 87

3 de septiembre de 2019

El Corsa GT ha recorrido 2.700 kilómetros por sus propios medios y sin averías, después de pasar años inmóvil en un garaje, para participar en el IAA 2019

 

  • Tras viajar de Oporto a Rüsselsheim, vía Zaragoza, el coche fue desmontado y totalmente reacondicionado por Opel Classic
  • Compartirá stand en el 68 Salón de Fráncfort con la sexta generación del Opel Corsa, su versión eléctrica, el Corsa-e, y el primer Corsa eléctrico de rallies

 

El 68 Salón Internacional del Automóvil de Fráncfort (el IAA 2019 o Internationale Automobil-Ausstellung 2019) va a ser escenario de un acontecimiento poco habitual: el encuentro entre un veterano Opel Corsa GT de 1987, que ha cruzado Europa por sus propios medios, y la sexta generación del Opel Corsa, que hace su presentación en la mayor feria automovilística del mundo, y que recibirá el testigo de su predecesor para continuar su carrera de éxitos.

Opel concurre a la IAA 2019 con tres primicias mundiales. Entre ellas el Nuevo Opel Astra con sus motores altamente eficaces y depuradísima aerodinámica, que le permiten reducir las emisiones de CO2 hasta en un 21%. Esto se debe también en parte a la presencia de cajas de cambios de última generación, como es el caso de una transmisión automática de nueve marchas, que permite una gestión aún más ajustada del motor.

 

También se presentará el Nuevo Opel Grandland X Hybrid 4, un híbrido enchufable con tracción integral eléctrica, una potencia combinada de 300 cv, y bajísimos consumos (gasto combinado ponderado: 1,6 l/100 km y 36 g CO2/km según la norma WLTP(1), y 1,6 l/100 km y 37 g CO2/km según el estándar NEDC(2)).

 

Pero, sin duda, la estrella en el stand D.31 del pabellón 11.0 del Messe de Fráncfort será la sexta generación del Opel Corsa, el gran superventas de Opel, con más de 13,6 millones de unidades vendidas desde su lanzamiento, en 1982. Entre los modelos expuestos figurará el Opel Corsa-e, la primera versión eléctrica del que en su día fue el pequeño de Opel y que hoy supera ya los cuatro metros de longitud.

Y aún más llamativa es la versión de rallies del Opel Corsa-e, con el que se disputará el primer campeonato monomarca del mundo exclusivo para coches eléctricos, que organizamos en colaboración con la ADAC, la asociación alemana de automovilistas.

 

Haciendo compañía al Corsa-e de rallies tendrá una presencia preminente en nuestra exposición el Opel Corsa GT, de 1987. Esta versión de acceso a la gama deportiva de la primera generación del Corsa ofrecía una alternativa razonable a quienes buscaban un coche de prestaciones deportivas, pagando sólo una parte del precio del radical Opel Corsa GSi.

 

Gracias a un motor de 1,3 litros alimentado por carburador, el Opel Corsa GT contaba con 70 cv. Dado que el peso del coche era de tan sólo 750 kilos, contaba con una favorable relación peso/potencia de 10,71 kilos por cv. La disponibilidad de una caja manual de cinco velocidades, con una quinta de desahogo, y una cuidada aerodinámica le permiten conformarse, incluso hoy, con seis litros a los 100 kilómetros.

El coche fue encontrado por los rastreadores de Opel Classic languideciendo plácidamente en un garaje en Portugal, aunque sus placas (LU-3434-J) mostraban que era de procedencia española y que había sido matriculado en Lugo.

 

Nuestros técnicos comprobaron que no se había dotado al vehículo de suspensiones ‘deportivas’ que hubiesen podido afectar a la salud del chasis, que no había holguras en la dirección y que no se había modificado el cuadro de instrumentos, que contaba con los indicadores originales: los diales habituales, más el cuentarrevoluciones y el medidor de presión de aceite que montaba de origen esta versión.

 

Tras este somero repaso inicial, el Opel Corsa emprendió el periplo que había de llevarlo hasta Rüsselsheim, cuartel general de Opel, un trayecto de 2.700 kilómetros. El punto de partida fue el muelle de Oporto. El veterano deportivo hizo una parada obligada en la planta de ensamblaje de Zaragoza, en cuyas instalaciones había sido construido 32 años antes. Tras recorrer la cadena que le dio la vida, muchos empleados se acercaron a saludar al viejo amigo que acudía a conocer la que había sido su cuna.

 

Tras pasar por Barcelona, el Opel Corsa GT cruzó Francia rumbo a la localidad suiza de Basilea, desde allí, siguiendo el curso del Rin puso rumbo norte hasta la confluencia con el río Meno, en Rüsselsheim. Allí le esperaba el equipo técnico de Opel Classic. A pesar de que los entendidos afirman que la peor enfermedad de cualquier coche es no moverse, tras su largo retiro, el ‘bello durmiente’ había realizado el viaje sin reparaciones. Una muestra más de la legendaria calidad de construcción de nuestros vehículos. 

El primer paso era rematricular el coche con placa alemana. Para ello fue sometido al exhaustivo análisis de la TÜV (la rigurosísima ITV alemana), que no detectó problemas y colocó su preciado sello en la nueva placa. Por suerte para la integridad del Corsa GT, En España y Portugal no es habitual el hielo en las carreteras y no es necesario cubrir el asfalto con sal que, al derretir el hielo forma una salmuera, tremendamente voraz con los bajos de los coches.

 

Pero al Opel Corsa GT aún le quedaba por pasar la prueba más dura: la de los expertos de Opel Classic. Y no defraudaron, su dictamen fue implacable: abolladuras en el techo, algún vidrio rayado, distintivos no originales, las banquetas de los asientos desgastadas, bocina deficiente… Para dejar el coche en perfectas condiciones decidieron proceder a desmontar el coche por completo.

 

Formaron para ello una ‘task force’ junto con el equipo de taller: el Proyecto IAA 2019, encabezado por Thorsten Götz y Dieter Eder. La primera medida fue desnudar el chasis del Opel Corsa GT, que se lijó, se imprimó y se pintó en el color amarillo original. Se reacondicionaron el motor y las suspensiones. Se remató la carrocería y se colocaron los distintivos originales del Corsa GT.

Unas llantas de aleación y unas ventanillas nuevas originales, cedidas por un distribuidor de Opel que las tenía en stock, completaron el trabajo.

 

Y así, 34 años después de haber sido puesto en el mercado, el Opel Corsa GT, un acabado que Opel sólo ofreció entre la primavera de 1985 y el otoño de 1987, vuelve a colocarse bajo los focos, personificado en este rejuvenecido veterano, que se convertirá en uno de los protagonistas del 68 Salón Internacional del Automóvil de Fráncfort.

 

Opel, uno de los mayores fabricantes de automóviles europeos, fue fundada por Adam Opel en Rüsselsheim, Alemania, en 1862. La compañía comenzó a construir automóviles en 1899. Opel forma parte de Groupe PSA desde agosto de 2017. Junto con su filial británica Vauxhall, la compañía desarrolla su negocio en más de 60 países de todo el mundo en los que en 2018 se han vendido más de un millón de vehículos. Actualmente, Opel está implementando su estrategia de electrificación para asegurar su éxito sostenible y garantizar que se satisfagan las futuras demandas de movilidad de los clientes. En 2024, todos los modelos de turismos ofrecidos en Europa ofrecerán una versión eléctrica. Esta estrategia es parte del plan estratégico de la empresa PACE! con el que Opel volverá  a ser rentable, se convertirá en eléctrica y será global de forma sostenida.