Opel Combo Cargo, elegida mejor furgoneta 2019

120 años de producción de LCV: el Opel Combo y los nuevos comerciales continúan con una rica tradición

29 de mayo de 2019
  • La Combo Cargo es elegida Mejor Furgoneta Internacional del Año 2019 (IVOTY 2019) por un jurado paneuropeo
  • La Combo Life obtiene el galardón Mejor Compra de Coche del Año en Europa  2019, que otorgan especialistas de 31 países
  • El doble galardón reconoce la apuesta pionera de Opel por los vehículos comerciales
  • Desde su nacimiento, en 1899, Opel apostó por los vehículos comerciales para facilitar la entrega rápida de mercancías

 

Nuestros vehículos siguen recibiendo galardones. En esta ocasión los distinguidos son los dos integrantes de la quinta generación de furgonetas ligeras Opel Combo: la Cargo y la Life. Un hecho que apreciamos especialmente, debido a la estrecha relación que durante sus 120 años de existencia nuestra marca ha mantenido con este segmento de los comerciales ligeros.

La Opel Combo Cargo, la versión comercial de esta familia, ha recibido el premio Furgoneta Internacional del Año 2019 (International Van Of The Year 2019) concedido, desde 1992, por un grupo de periodistas especializados de 24 países europeos. La Combo Cargo ha logrado imponerse, en dura pugna, a los mejores comerciales ligeros de la competencia.  

 

Por su parte, la Opel Combo Life, destinada al transporte de pasajeros, ha recibido el galardón Mejor Compra de Coche del Año en Europa 2019, otorgado por AutoBest, organización que agrupa a 31 países europeos, que representan el 95% del mercado del Viejo Continente.

 

El vehículo es elegido por un panel de especialistas que valoran capítulos tan diversos como precio, diseño exterior e interior, red de asistencia, disponibilidad de recambios, versatilidad, conectividad, consumo y emisiones, confort y tecnología, entre otros capítulos.

 

En este caso, la Combo Life debía medirse no sólo a otros furgones comerciales, sino también a turismos, lo que hace más difícil el reto. Aún así, logró el primer puesto con más de 14.000 puntos.

Versatilidad y confort

Tanto el Combo Cargo como el Combo Life hicieron valer que han sido concebidos siguiendo estándares de turismos, en lugar de vehículos comerciales, lo que contribuye a su versatilidad, confort y manejabilidad. La existencia de dos variantes, la normal, denominada M, que mide 4,40 metros de longitud, y la larga, bautizada XL, que llega a los 4,75 metros, también han contribuido al éxito de la quinta generación de la Opel Combo.

 

En el caso de la Cargo ha sido determinante la disponibilidad del vehículo en configuración de cabina y cabina doble, es decir, de dos plazas o con el añadido de una doble fila de asientos, más espacio de carga. Esta zona de mercancías da cabida en la Opel Combo Cargo a un total de 4,4 metros cúbicos de carga o a dos europalets, hasta un máximo de 1.000 kilogramos.

 

La Combo Life contaba con contundentes argumentos, ya que se ofrece en versiones de cinco y siete cómodas plazas y es capaz de cargar hasta 2.963 litros de espacio para equipaje.

Más alto nivel de confort y tecnología de su segmento

Por si esto no resultase suficientemente convincente las Combo ofrecen el más alto nivel de confort y tecnología dentro de su segmento. Entre su equipo figuran dispositivos tales como: control de crucero automático, alerta de colisión frontal, frenado automático de emergencia, sistema de detección de peatones, alerta de somnolencia, aviso de ángulo muerto y proyección de datos sobre el parabrisas, que informa al conductor sin que éste tenga que apartar los ojos de la carretera.

 

Además la gama Opel Combo también ofrece el control autoadaptable de tracción IntelliGrip, que cuenta con cinco modos, para que el Combo Cargo siempre tenga un agarre firme, independientemente de si los conductores quieren dejar los caminos pavimentados en su tiempo libre o tienen que hacer frente a trabajos en sitios de construcción con barro, arena o nieve.

 

Por todo ello, no es de extrañar que en el primer semestre de 2019 hayamos vendido 33.000 vehículos comerciales ligeros (LCV), lo que representa un crecimiento del 35% respecto a igual periodo del año precedente.

Los años pioneros: el "Koloss" (gigante) de Rüsselsheim

La quinta generación de la Opel Combo enlaza así con la tradición de Opel, que desde sus mismos inicios se propuso dar respuesta a la demanda de la sociedad de un sistema más rápido y eficiente para el reparto de mercancías.

 

Para ello adaptó modelos del mítico Patentmotorwagen. De hecho, un periódico local publicaba una reseña el 2 de julio de 1899 en la que se daba cuenta de “un automóvil gigante de carga construido por la compañía local Adam Opel para un gran negocio de vinos”.

 

En 1902 Opel incorporó a sus vehículos el sistema Darracq, que consistía en instalar el motor y la caja de cambios en la parte delantera del vehículo, mientras que la tracción se encomendaba al eje trasero.

 

El Opel Dienstwagen (el automóvil de la compañía) se convirtió en el primer comercial ligero de Opel, que en 1924 fue el primer constructor alemán de vehículos que introdujo la línea de montaje en sus fábricas. El vehículo podía transportar hasta 500 kilogramos. Fue un éxito de ventas y se hizo con el 80% del mercado, vendiendo 22.000 unidades.

 

Poco después, en 1934 llegó el Opel Blitz Eintonner, que ya contaba con un motor de seis cilindros en línea que se convertiría en típico de la legendaria gama de modelos comerciales de Opel.

El milagro económico: la era de Opel “Schnelllieferwagen” (furgoneta de entrega rápida)

Finalizada la contienda mundial la reconstrucción y la creciente actividad económica exigían una agilización de los servicios de entrega de mercancías. Para cubrir estas necesidades llegaron el Opel Olympia, en 1950, y el Olympia Rekord "Schnelllieferwagen" (vehículo de reparto rápido) en 1953. Su capacidad de carga, de hasta 515 kilos, su fiabilidad y su comodidad convirtieron a estos vehículos en “grandes éxitos” de ventas durante los años del milagro económico alemán.

 

Además, el Olympia Rekord marcó la pauta para los versátiles modelos caravan de Opel. El término caravan nació de la combinación de los vocablos car (coche) y van (furgoneta). En 1960 el Opel Rekord tomó el testigo con su variante P2, de gran capacidad de carga, bajos costes operativos y una fiabilidad inquebrantable. No es casualidad que entre 1960 y 1963 Opel vendiera 32.026 furgonetas de reparto rápido.

 

El Combo hace su entrada en escena

En 1985, de la mano del superventas Opel Kadett, llegó la primera generación del Combo. Bassado en el Kadett Caravan, ofrecía una carrocería elevada 25 centímetros. En 1993 la segunda generación del Combo deja de ser una versión para incorporarse a nuestro catálogo como un modelo separado. Muestra un frontal similar al del Corsa, cuya plataforma comparte.

 

La tercera generación, aparecida en 2001, incorpora la versión Combo Tour, primera derivación dedicada al transporte de pasajeros. Se llegó a presentar un prototipo denominado Combo Eau Rouge que montaba el motor del Opel Corsa GSi. En 2005, se incorporó al catálogo el Combo Tramp, de vocación todocamino, con mayor luz libre y protecciones para los bajos.

 

En 2012 entró en escena la cuarta generación, que ya ofrecía dos diferentes longitudes, una característica heredada por la exitosa nueva gama Opel Combo. La gama de vehículos comerciales se completa con la nueva tercera generación del Opel Vivaro, que en 2020 contará con una versión 100% eléctrica, y con el nuevo Opel Movano, que llegará este verano a los concesionarios y que destaca por su seguridad, versatilidad y por ser un vehículo totalmente conectado.