Los Tres Grandes de Opel: 50º Aniversario del Kapitän, Admiral y Diplomat

19-mar-2014

Coches antiguos

La marca de larga tradición celebra el aniversario de sus coches de lujo en la 26ª edición de Techno Classica en Essen (del 26 al 30 de Marzo): El Kapitän, el Admiral y el Diplomat cumplen ya 50 años.

 

La gama KAD llegó al mercado en Marzo de 1964. Con carrocerías idénticas de modernas formas lineales, estos vehículos se distinguían por sus motores y equipamiento. Cinco años más tarde, fueron sucedidos por los nuevos modelos serie B que establecieron las pautas de sus respectivas clases con la introducción de avanzadas tecnologías de chasis y un estilo aún más elegante. Opel ha construido en Techno Classica el puente hasta hoy con el Insignia Sports Tourer OPC – el modelo tope de la gama de Rüsselsheim que también se exhibe en Techno Classica. Al igual que en el pasado, los modelos Opel Classic se presentan conjuntamente con el Club de Coches Clásicos Alt Opel, el club de fans de Opel más grande del mundo.

 

Opel Classic presenta diez modelos de dos generaciones

 

Los diez vehículos KAD expuestos en Essen abarcan todos los modelos de las series A y B. Con un motor de 6 cilindros y 2.6 litros, el Kapitän A marcó la entrada de Opel en la clase premium en 1964. Sólo se fabricaron 113 unidades del inusual modelo de la gama, el Kapitän con el motor opcional V6 de 4.6 litros del Diplomat. Además, se exhibirá en Essen un raro Admiral V8 de la Colección de Coches Clásicos de Rüsselsheim. El Diplomat A V8 Coupé también expuesto fue uno de los coches de producción en serie más rápidos de Alemania en 1965. Con un precio de 25.500 Marcos y construidos por el carrocero Karmann, este coche de dos puertas estaba dirigido a “viajeros con clase” y alcanzaba una velocidad máxima de 205 km/h gracias a su motor V8 de 5.4 litros con 230 CV.

 

Los representantes de la serie B incluyen un Kapitän y un Admiral, ambos con el motor 2.8 litros, así como un Diplomat 2800 E, que fue uno de los primeros coches alemanes con motor de seis cilindros que incorporó inyección electrónica. La gama KAD expuesta se completa con un Diplomat V8 con motor 5.4 litros, además de dos versiones muy especiales del buque insignia: un Diplomat V8 con distancia entre ejes alargada, de la Colección Clásica de Opel, que fue utilizado durante la visita de estado que realizó el Presidente de Estados Unidos, Gerald Ford, en Julio de 1975 y un Diplomat 2.8 E Convertible de cuatro puertas perteneciente a una colección privada, que fue uno de los cuatro vehículos modificados para actos de representación que hizo Karmann en 1970.

Kapitän, Admiral y Diplomat

Los Tres Grandes de Rüsselsheim

 

En la primavera de 1964, Opel restructuró su oferta de la clase premium y, tras un paréntesis de 20 años, volvió a dirigir su mirada hacia los clientes de sedanes de lujo. Kapitän, Admiral y Diplomat fueron los “Tres Grandes”, tal y como la compañía se refería a ellos en su publicidad. Los vehículos adoptaban el diseño lineal inspirado por los modelos estilísticos de la compañía matriz americana de Opel, General Motors. Tanto los diseñadores como los críticos llamaban a este tipo de estilo “nueva visión”, una clara desviación de las carrocerías ornamentales y barrocas.

 

La alargada carrocería con diseño progresivo del trio de Rüsselsheim era idéntica y, con 4,95 m de largo y 1,90 de ancho, la carrocería de los contendientes de Opel en el segmento de lujo alcanzó una nueva dimensión. ¡Opel mostraba su grandeza!

 

Mientras el Kapitän, ya en aquel coche de seis cilindros más vendido de Alemania, aparecía como una nueva edición. El lujoso Admiral continuaba el éxito del modelo de pre-guerra del mismo nombre y el Diplomat se convirtió en el nuevo tope de la gama Opel. Extendiendo la gama hacia arriba, Opel fue el único fabricante alemán capaz de ofrecer a los clientes una gama de productos completa: Desde el Kadett hasta el Rekord, pasando por el Kapitän y Admiral, hasta llegar al Diplomat, donde cada cliente podía encontrar el coche que se adaptaba a sus necesidades.

 

El ranking en el segmento de lujo vino determinado por el equipamiento y el cubicaje del motor. El Kapitän fue el único modelo en la producción con un asiento corrido delantero, ofreciendo una configuración de seis plazas, mientras los otros dos modelos contaban con asientos delanteros individuales.

 

El Kapitän y el Admiral se ofrecían con el conocido motor de seis cilindros, 2.6 litros de 100 CV, que estaba equipado con empujadores hidráulicos sin mantenimiento por primera vez. Otro elemento novedoso era la caja de cambios manual de cuatro velocidades, completamente sincronizada, con la palanca de cambios en la columna de dirección. Como opción se ofrecia una deportiva palanca de cambios en el suelo o la caja de cambios automática de dos velocidades. De serie estaba equipado con un moderno doble circuito de frenos con discos delanteros.

 

El motor que propulsaba al Diplomat era suministrado desde los Estados Unidos: Un V8 de 4.6 litros de cubicaje con 190 CV propulsaba el modelo tope de gama. Mientras el Kapitän y el Admiral alcanzaban una velocidad máxima de 155 km/h, el Diplomat llegaba a las 200 km/h y aceleraba de 0 a 100 km/h en 11 segundos. Lujo, elegancia y carácter eran los atributos distintivos del Diplomat: El interior estaba dominado por gruesas alfombrillas, tapicería de lujo y un salpicadero con un panel de madera auténtica, así como la escala del velocímetro hasta los 250 km/h. El techo de vinilo, los asientos reclinables, las cuatro ventanillas eléctricas, los espejos exteriores ajustables desde el interior y luces de cortesía en los pies de los pasajeros del asiento trasero eran detalles adicionales de equipamiento exclusivo. La dirección y el sistema de frenos hidráulicos, así como las luces anti niebla, se ofrecían de serie.

50º Aniversario del Kapitän, Admiral y Diplomat

Expansión y actualización de la gama de modelos

 

Sólo un año después de su lanzamiento, Opel amplió el atractivo de la serie de modelos KAD. Desde la primavera de 1965, el Kapitän y el Admiral estaban disponibles opcionalmente con el motor V8 de 4.6 litros y la caja de cambios automática del Diplomat. Un chasis mejorado, con las juntas cardan reforzadas, nuevos ejes, llantas, neumáticos y frenos se incluyó en la oferta normal con un precio de entre 14.740 y 15.950 marcos respectivamente para los modelos Kapitän y Admiral V8, que mantuvieron su estatus especial: Sólo se fabricaron 113 Kapitän y 622 Admiral.

 

Poco tiempo después la versión de serie fue mejorada también. Recibió el motor de nuevo desarrollo de seis cilindros y 2.8 litros con un árbol de levas central en cabeza (OHC). Este silencioso motor en línea de carrera corta compartía su diseño OHC con el motor de cuatro cilindros introducido en 1965 en el Rekord. Como versión S, el nuevo motor desarrollaba 125 CV y podía alcanzar una velocidad máxima de 170 km/h. En la gama año modelo 1968 estaba también disponible opcionalmente una versión más potente de este motor con 140 CV.

 

En 1965, Opel entregó al Museo Alemán de Múnich una versión muy especial del Admiral 2.8 S. Convertido en una versión “cortada” tras 5.000 horas de trabajo, mostraba la vista interior de la estructura del coche y su tecnología, para reemplazar el Kapitän que estaba expuesto desde 1952. Un Diplomat descapotable, construido por Karmann sobre la base de un coupé, y una versión alargada con siete asientos hecha por el carrocero Vogt permanecieron como piezas únicas.

 

Para viajeros con clase

 

En Julio de 1965, la clase premium de Opel tuvo un nuevo integrante en su forma más exclusiva. El Diplomat V8 Coupé salió de las líneas de producción de Karmann en Osnabrück: el vehículo más exclusivo de la gama de modelos estaba pensado, según la publicidad, para “viajeros con clase”. Su relación precio/prestaciones le convirtieron en uno de los coches más destacados de Alemania. El motor V8 de 5.4 litros, que también se montaba en el Chevrolet Corvette, fue reservado para el Coupé desde septiembre de 1966. Conjuntamente con la caja de cambios automática “Powerglide” de dos velocidades y sus 427 Nm de par, el motor V8 de 230 CV aceleraba el Coupé de cuatro plazas de 0 a 100 km/h en menos de 10 segundos y alcanzaba una velocidad máxima de 206 km/h.

 

Difícilmente se podía encontrar otro coche más rápido fabricado en Alemania y no había otro Opel más caro. El Diplomat Coupé costaba 25.500 Marcos, el sedán 17.500 y el precio más asequible de la lista eran 6.980 Marcos para el Opel Rekord. Por tanto, el círculo de clientes era muy reducido: Hasta 1967 sólo salieron de la línea de producción de Karmann 304 unidades del Diplomat Coupé. A partir de 1966 el sedán también estaba disponible opcionalmente con el motor V8 de 5.4 litros.

 

Hasta el cambio de modelo en 1969, se fabricaron 24.249 unidades del Kapitän A, incluidas aquellas con motor V8. El Admiral y el Admiral A V8 tuvieron también bastante éxito, con 55.876 unidades producidas, mientras que la fabricación del exclusivo Diplomat de cuatro puertas fue de 8.508 unidades.

50º Aniversario del Kapitän, Admiral y Diplomat

La segunda generación estableció nuevos estándares técnicos

 

En Febrero de 1969 Opel estableció nuevos estándares técnicos en el segmento premium con la nueva generación de modelos KAD: Fundamentalmente mejorados en su estilo y en su tecnología, dieron un gran paso adelante en términos de confort, seguridad y economía. El Kapitän, el Admiral y el Diplomat tenían un nuevo y sofisticado chasis de nuevo desarrollo; la carrocería y los interiores fueron rediseñados poniendo gran énfasis en la seguridad pasiva. Comparados con los modelos anteriores, las dimensiones de los nuevos KAD eran ligeramente inferiores, mientras que los motores de seis y ocho cilindros, eran más eficientes.

 

Igual que antes, el Kapitän marcaba el acceso a la nueva gama KAD. Su motor 2.8 litros de seis cilindros en línea con un árbol de levas en cabeza, entregaba 132 CV. Justo por encima de éste estaba el confortablemente equipado Admiral, que ofrecía 145 CV en la versión 2800 S y 165 en su versión más potente, Admiral 2800 E. La inyección electrónica Bosch fue una innovación y se desarrolló especialmente para el motor de seis cilindros. El moderno y suave motor de 165 CV también estaba disponible en el modelo Diplomat. Combinado con una caja de cambios automática de tres velocidades, el motor V8 de origen Chevrolet con 5.4 litros y 230 CV estaba reservado para el Diplomat que alcanzaba una velocidad de 205 km/h. Este modelo se distinguía por los faros principales y los pilotos traseros verticales, que en el Kapitän y Admiral eran horizontales.

 

Manteniendo una impresionante apariencia, las suaves superficies sin florituras de la carrocería de los “Tres Grandes” era ahora más corta y más esbelta que en los modelos anteriores, cuyo diseño había estado muy influenciado por los gustos americanos. Ahora el lema era “Europeos con diseño funcional y moderna tecnología”.

 

Con la excepción de los motores, la nueva serie KAD representaba un diseño completamente nuevo. La estructura de la carrocería y el interior se caracterizaban por la seguridad pasiva. El eje trasero de alta tecnología De Dion con muelles helicoidales era la innovación más importante en lo que se refiere al chasis. Tras las pruebas, el probador de coches Fritz B. Busch resumía las cualidades del nuevo modelo premium de la siguiente forma: “Opel se ha superado a si misma con este modelo. Motor, chasis, dirección y frenos están entre los mejores que he probado nunca”.

 

Justo un año después del lanzamiento de la segunda generación KAD, Opel hizo más aerodinámica la gama. En Abril de 1970 el Kapitän fue descartado y reemplazado por el Admiral N. El Diplomat, por otro lado, continuó creciendo: En Agosto de 1973 se lanzó una versión alargada del buque insignia de Opel para altos directivos, ministros y jefes de estado. La distancia entre ejes creció en 150 mm y todo el espacio ganado se destinó a los pasajeros de las plazas traseras.

 

Una gama de modelos, muchas caras

 

Carroceros como Karmann y Vogt produjeron otras versiones especiales basadas en los modelos KAD. Trabajando como una subcontrata de Karmann, en 1970 el especialista italiano Fissore, en Turín, convirtió cuatro Diplomat 2.8 E en convertibles de cuatro puertas con techo retráctil y marcos de las ventanillas fijos. Hasta el verano de 1979, los Diplomat convertibles fueron utilizados como vehículos de prestigio en los principales acontecimientos para llevar a deportistas de elite, actores, políticos y otras celebridades.

 

La compañía Vogt de Bad Neuenahr tomo un camino diferente. Tal y como le fue encargado por la segunda cadena de televisión pública de Alemania, ZDF, la compañía especialista convirtió varios Admiral y Diplomat en rápidos y espaciosos coches cámara. Gracias a su gran maletero, incluso el equipo más voluminoso podía ser transportado fácilmente.

 

Posiblemente, el Opel Diplomat más atractivo fue el lanzado al mercado como un deportivo coupé. En 1973 el expiloto de carreras Erich Bitter presentó el Diplomat CD, modelado sobre el estudio CD (Coupé Diplomat) presentado en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt de 1969. La carrocería estilo 2+2 fue diseñada por Bitter en colaboración con el Centro de diseño de Opel. Fabricado por Baur en Stuttgart, el coupé de lujo estaba basado en el Diplomat B.

 

Tras una exitosa carrera en la elite del automovilismo, el final de los “Tres Grandes” de la serie B llegó en Julio de 1977, tras venderse un total de 11.017 Kapitän, 31.827 Admiral y 18.725 Diplomat. En 1978 los mo0delos premium de Opel para “viajeros con clase” fueron sustituidos por los modelos Senator y Monza de desarrollo completamente nuevo.