Sin miedo al frío: Con Opel estarás seguro en nieve y hielo

26-nov-2012

Rüsselsheim. Las primeras noches heladoras están al llegar, la nieve ya ha caído en algunas regiones. Es momento de que los conductores se preparen para el tiempo invernal y las difíciles condiciones de las carreteras. Esto no es ningún problema para los vehículos Opel: Las modernas tecnologías y los sistemas de ayuda a la conducción, incluyendo la tracción integral adaptativa, el sistema de iluminación adaptativo AFL+ y el volante calefactable, asegura que el conductor experimente una mayor seguridad y más alto nivel de confort en la conducción en situaciones de baja visibilidad, en la oscuridad, sobre hielo o sobre nieve. Así que en este sentido todos los coches fabricados por la marca alemana están bien equipados para los próximos meses, incluyendo por supuesto el coche eléctrico Opel Ampera – el “Car of the Year 2012”.

 

 

Propulsado con electricidad: Viajar en invierno con el Opel Ampera

 

 

Los vehículos eléctricos se ponen especialmente a prueba en condiciones de clima invernal. Las variaciones de temperatura pueden influenciar significativamente en el rendimiento de la batería. Por esta razón, el paquete de baterías del Ampera está controlado en su temperatura por un avanzado sistema de refrigeración líquida que continuamente controla y mantiene la temperatura para las prestaciones y durabilidad óptimas. El refrigerante circula a través de una serie de aletas de refrigeración en los módulos de la batería. Con clima frío, la batería es precalentada durante la carga para ofrecer su capacidad máxima de potencia. Además hay otra ventaja significativa de confort: La calefacción del habitáculo que funciona eléctricamente y viene equipada de serie asegura que el coche esté siempre aclimatado para el conductor. De esta forma el conductor y el coche pueden funcionar independientemente del clima y sin ninguna restricción.

 

 

Conducir con seguridad: Tracción total, ESPPlus y control de tracción

 

 

En condiciones de carreteras heladas, las tecnologías de chasis y transmisiones juegan un papel fundamental. La tracción total activa cuando es necesaria (AWD) es especialmente efectiva en condiciones de hielo o nieve. Asegura, por ejemplo, que el nuevo SUV subcompacto Mokka tenga buen agarre en carreteras invernales. En condiciones normales, como cuando se circula por carreteras secas, las ruedas delanteras son las que propulsan el coche, asegurando un bajo consumo de combustible. El par es repartido continua e imperceptiblemente y puede variar desde 100:0 (delante: detrás) a 50:50, por ejemplo, en nieve. Cuando la tracción lo requiere, el dispositivo de transferencia de par controlado electrónicamente distribuye automáticamente el par entre las ruedas delanteras y traseras. De esta forma se optimiza el sistema de tracción AWD de acuerdo a las condiciones de la carretera. El sistema se activa por si mismo de forma automática en una fracción de segundo, tan pronto como comienza el patinamiento de una rueda delantera, ofreciendo de esta forma el máximo agarre. También se desactiva por sí mismo para ahorrar combustible cuando no se necesita asistencia extra de las ruedas traseras.

 

 

Igual de importante, especialmente en carreteras mojadas o resbaladizas, es el Control Electrónico de Estabilidad (ESPPlus). En el Mokka este incluye un control de tracción de última generación de serie que decelera el motor y aplica los frenos en las ruedas para evitar el patinamiento de las ruedas.



Conducir con buena visibilidad: AFL+, sensor de lluvia y espejo retrovisor “inteligente”



Las mañanas oscuras y la temprana puesta de sol son parte de la rutina de muchos ciudadanos durante los periodos más fríos del año. Cuando la nieve o la lluvia intensa caen sobre el parabrisas, la buena visibilidad es aún más importante. La última generación del sistema de iluminación adaptativa AFL+ que está disponible opcionalmente para el Mokka y otros modelos Opel viene con faros bixenón e incluye hasta 9 funciones inteligentes de iluminación. Entre ellas se incluyen la luz de carretera secundaria, luz de autopista, luz de cuidad, luz de zona de peatones, luz de tiempo adverso, luces largas incrementadas, luz estática de giro, luz dinámica de curva, luces diurnas con tecnología LED y asistente de luz larga. De esta forma, el sistema AFL+ incrementa la seguridad de todos aquellos involucrados en el tráfico y hace que el conducir de noche o con mal tiempo sea más relajado.



El espejo retrovisor electro cromático anti deslumbramiento protege al conductor frente a los deslumbramientos provocados por los coches que circulan detrás. La función del sensor de lluvia para los limpia parabrisas asegura una buena visibilidad hacia delante. Incluso a temperaturas bajo cero, los espejos retrovisores calefactados ofrecen una buena visibilidad hacia atrás.



Conducir confortablemente: Volante y asientos calefactados y sistema Quickheat



Para un mayor confort durante la conducción invernal, los clientes de algunos países pueden solicitar opcionalmente el volante calefactado. El volante calienta las manos en menos de un minuto. Lo más destacado del sistema es que una vez activado, se calienta todo el aro del volante, pero el calor se distribuye más rápidamente a las zonas habituales de sujeción alrededor de los radios. El bienestar del conductor y del acompañante delantero se aumenta aún más con los asientos calefactables opcionales que están disponibles en toda la gama Opel. En función de las necesidades individuales de calefacción, la banqueta del asiento y el respaldo se pueden calentar en diferentes niveles. El sistema Quickheat acelera adicionalmente la calefacción del habitáculo y reduce la condensación en las ventanillas.



Conducción inteligente: Consejos antes de ponerse en marcha



Numerosos kits opcionales de Opel aseguran que la experiencia de conducción durante las épocas más frías del año sea tan agradable y segura como sea posible. Sin embargo, los conductores han de tener en cuenta además la necesidad de prepararse personalmente y preparar su vehículo ante los retos que plantea el duro clima del invierno. En algunos países, es el momento de instalar ruedas de invierno. Estas ruedas ofrecen mejor agarre y distancias de frenado más cortas, no sólo en nieve, sino también a bajas temperaturas. Y, no se debe olvidar: regularmente hay que llenar el depósito del lava cristales con anti congelante. Esto evita que los conductos del lava parabrisas y los eyectores se congelen. De esta forma la visibilidad hacia delante y hacia atrás se mantiene limpia, especialmente en situaciones críticas.



Antes de salir a primera hora de la mañana, siempre se deben reservar unos minutos. En caso de que haya nevado por la noche, el coche debe ser limpiado completamente de nieve y hielo para tener mayor seguridad personal y para la de los demás usuarios de la carretera. Esto protege a los vehículos que circulen detrás de ser golpeados por bloques de nieve. También asegura no ser cegado por bloques de hielo que resbalen desde el techo impidiendo la visión al frenar repentinamente. El estilo de conducción debe adecuarse a las condiciones reinantes: En otras palabras, con mayor anticipación y dejando una mayor distancia de seguridad, las maniobras bruscas del volante se deben evitar cuando el coche circula por firmes deslizantes. Cuando la nieve que cubre la carretera se convierte en una pista de hielo aún con neumáticos de invierno, las cadenas de nieve son el último recurso. La colocación de las cadenas debe ser bien ensayada para evitar, por ejemplo, quedarse tirado al pie de la colina.