Convierte tu coche eléctrico en una estrella de largo alcance.

Aumentar la autonomía es fácil si se sabe cómo hacerlo. Sumando pequeños cambios en los hábitos de conducción, tu coche eléctrico puede ser un especialista en largas distancias. Si bien en la conducción en ciudad o carretera no es posible controlarlo todo, sí podemos considerar algunos factores clave.

 

Tu estilo de conducción.

Dos factores clave afectan a la autonomía: lo rápido que conduces y lo rápido que aceleras. Como regla general: al duplicar la velocidad, la autonomía se reduce a la mitad. Y cada vez que aceleras se emplea más energía.

 

Consejos fáciles para aumentar la autonomía:

 

  • Evita frenar bruscamente, a menos que haya una emergencia, porque después tendrás que acelerar de nuevo.
  • Aprovecha la frenada regenerativa del Corsa-e: mientras frenas, ¡es posible recargar la batería!
  • Desactiva el modo "Sport" cuando no lo necesites
  • No te apresures, conduce a una velocidad moderada y evita aceleraciones innecesarias
  • En autopista o autovía puedes seguir a un vehículo que vaya a una velocidad constante, como un camión grande, por supuesto, manteniendo la distancia de seguridad
  • Al planificar la ruta, trata de evitar puertos y carreteras montañosas

 

Como parte de nuestros Servicios para Vehículos Eléctricos, la Formación en la E-movilidad registra tus hábitos de conducción y te ofrece estadísticas y consejos para convertirte en un especialista de la e-conducción.

 

Peso adicional.

La carga del vehículo afecta directamente a la autonomía. Por tanto, elimina cualquier peso innecesario antes de partir:

 

  • Retira los accesorios que no necesites
  • Comprueba que en los asientos traseros y en el maletero no haya objetos innecesarios
  • Las barras del techo son muy prácticas, pero cuando no se usan reducen la aerodinámica innecesariamente, mejor desmóntalas

 

Presión de los neumáticos.

Comprueba regularmente que los neumáticos tienen la presión correcta, este hábito es realmente importante para maximizar la autonomía. Unas ruedas con baja presión consumen más energía y disminuyen drásticamente el kilometraje posible con una carga de la batería. Verifica la presión de los neumáticos al menos una vez al mes o antes de un viaje largo y cuando sea necesario ínflalos hasta los niveles recomendados.