Costes de utilización

Circula siempre en modo ahorro.

Además de un bajo coste por kilómetro, su mantenimiento también es más económico. Suma las ayudas oficiales para la compra, la exención del impuesto de circulación y del estacionamiento regulado o la posibilidad de utilizar carriles especiales y acceder a zonas restringidas en algunas ciudades. ¡Con un eléctrico también ahorras tiempo!

Ayudas oficiales.

Los beneficios fiscales y subvenciones para la compra o leasing de un coche eléctrico hacen que cambiar a la e-movilidad sea más fácil. ¿Y sabías que también existen subvenciones para la compra de un cargador de pared?
Más sobre las subvenciones para los coches eléctricos Más sobre las subvenciones para los cargadores

Una inversión inteligente.

Obviamente, su construcción es mucho más costosa, por lo que los automóviles eléctricos tienen mayor precio que los convencionales con motor de combustión. Pero cuando se trata de costes reales de utilización, las ventajas son numerosas:

 

  • Coste de servicio más bajo: un coche eléctrico tiene muchas menos piezas y su mantenimiento es más sencillo, por ejemplo, no requiere cambios de aceite.
  • Bajada de los precios del seguro: las compañías de seguros se van dando cuenta de que los conductores de coches eléctricos no solo son muy conscientes del medio ambiente, sino que también son más precavidos y causan menos accidentes. Por eso los precios de las pólizas comienzan a caer.
  • Impuestos más bajos: los coches eléctricos no pagan el Impuesto de Matriculación y en muchos ayuntamientos también están exentos del Impuesto de Circulación.
  • Estacionamiento regulado gratuito: en numerosos ayuntamientos,  también pueden acceder a zonas de cero emisiones.

Una acertada decisión para la carga.

La forma de cargar su batería también puede hacer que un vehículo eléctrico sea aún más económico a largo plazo. Por ejemplo, un cargador de pared  inteligente no solo acelera la carga, también permite programarla en horas valle con el consiguiente ahorro. También cabe considerar integrar la instalación del punto de carga en una red de energía renovable (podría requerir hardware adicional) o alquilarlo y recibir un pago por cada carga. Como conductor de un coche de empresa, es fácil gestionar las solicitudes de reembolso por las sesiones de carga en el hogar. Además, los Servicios Opel para vehículos eléctricos otorgan un control remoto sin precedentes con numerosas funciones ejecutables desde tu smartphone. Aquí tienes más información.