Opel Ampera - Dinámica de Conducción

EL EQUILIBRIO DE LA POTENCIA.

Las especificaciones del chasis del Opel Ampera no dejan dudas sobre su categoría premium y su precisa ingeniería. A ello se suma su motor de 150 cv y una característica particular de los motores eléctricos: su par motor de 370 Nm está disponible constantemente y desde el primer momento, no es necesario alcanzar un cierto número de revoluciones como en un motor de combustión. Silencioso y ágil, el Ampera es un nuevo tipo de coche que ofrece el dinamismo y la elasticidad que esperarías de un seis cilindros.

Enlarge

Un chasis con tecnología premium

Una emocionante y segura conducción comienza con una sólida estructura que permita un reglaje óptimo y ofrezca plena confianza en carretera. La suspensión delantera con columnas McPherson, el sofisticado eje trasero compuesto y la dirección asistida eléctricamente han sido calibrados para ofrecer una conducción suave, refinada y con gran capacidad de respuesta.

 

El bajo centro de gravedad se combina con un gran ancho de vías y una amplia distancia entre ejes para ofrecer superior estabilidad y una reconfortante sensación de pisar firme sobre el asfalto. Los cojinetes hidráulicos en ambos ejes, otro elemento premium, ayudan a filtrar las irregularidades del firme.


Enlarge

Diversión

Conducir el Opel Ampera es divertido y reconfortante. El ambiente de silencio y el instantáneo par motor de 370 Nm crean una experiencia parecida a volar. En carretera los adelantamientos son fáciles gracias a los 150 cv distribuidos de forma precisa por el sistema de propulsión E-REV de alta tecnología. La sensación es de potencia sin esfuerzo y la ágil manejabilidad reafirma la confianza. Además, al seleccionar el modo “Sport” el acelerador responde de forma más directa y la capacidad de respuesta aumenta para ofrecer aún mayor precisión y emoción.


Enlarge

Frenar te lleva más lejos

El Opel Ampera dispone de dos sistemas de frenos gestionados automáticamente: freno eléctrico regenerativo y freno de fricción mediante discos. El freno regenerativo es suficiente en más del 90% de las situaciones y ofrece una gran ventaja: la energía cinética generada en la deceleración se transforma en electricidad que se almacena en la batería.

 

En fuertes frenadas se combina el freno regenerativo y los frenos de disco. Y en situaciones de emergencia la frenada se realiza al 100% mediante los discos y se activa es sistema de Asistencia a la Frenada. El sistema es adaptativo y muestra gran sensibilidad a las órdenes del conductor.

 

El sistema electrohidráulico integra un acumulador hidráulico de alta presión que actúa como servofreno. Los dispositivos magnéticos adicionales también supervisan la combinación de frenado de fricción y frenado regenerativo.